Fuera de juego


CRÍTICA

Fuera de Juego | Borobil Teatroa

 

Está en juego la Testosterona

 

Obra: Fuera de Juego

Fecha y lugar: Lugaritz Kultur Gunea, 14/06/2015

Autores: Mikel Pagadizabal, Nagore Aranburu y Anartz Zuazua

Dirección: Anartz Zuazua

Intérpretes: Joseba Apaolaza, Asier Hormaza, Asier Sota

 

Borobil Teatroa se introduce en el mundo del fútbol con una

curiosidad casi antropológica, pero con una mirada cómica- en una

pequeña parte del sobredimensionado universo del fútbol-; El

comportamiento del adulto en el fútbol base.

La historia comienza en el juicio que imputa a dos personas de la

misma cuadrilla, y para llegar a esta tragedia cuentan lo ocurrido

haciendo saltos en el tiempo. La función tiene mucho ritmo y mucho

humor, con unos actores acostumbrados al formato skecth que se

adaptan de maravilla al lenguaje teatral. Los tres actores dan vida a

más de quince personajes gracias a un excelente trabajo, en

cantidad y calidad: a pesar de estar dibujados con pequeñas

pinceladas crean arquetipos de trazo hermoso.

Eso si, a medida que avanza la obra, nos damos cuenta de que

existe otro subtema como combustible del tema principal: la

competitividad primaria entre los dos protagonistas. Así, la

radiografía de la fauna futbolística se convierte en una afilada lista

sobre tipología varonil.

A mÍ, por lo menos, me ha quedado claro que el fútbol es lo de

menos cuando la gente pierde el norte cegada por el ansia de

ganar.

Las marionetas de la testosterona venerarían de la misma manera

otro deporte, juego o práctica circense si fuera adecuada para medir

el tamaño de sus testículos.

Cabe decir que esta obra además de producir carcajadas en el

espectador no pierde la ocasión para ser crítica y hacer reflexionar;

de hecho acaba haciendo un llamamiento a la responsabilidad que

tenemos cada persona en este tipo de dinámicas en nuestra

sociedad, logrando así que estemos hablando de un espectáculo

redondo.

 

                                                  17 de Junio de 2015 | Jaime Valverde | Gara

ANALISIA

Deporte y artes escénicas

30-06-2015 / Agus Perez – Crítico de Teatro

 

Fuera de Juego es puro teatro, pone como excusa el

fútbol para reflexionar sobre algunos temas de hoy

en día: competitividad, azuzar sin piedad a los niños

en el deporte, afán por esconder los fracasos de cada

uno… Como se ve son grandes temas con los que se

ha atrevido Borobil Teatroa, pero gracias a la

creación colectiva y la dirección de Anartz Zuazua,

estos temas se han tratado de manera enriquecedora

y con humor fino convirtiendo esta comedia en un

lugar para la reflexión. En este planteamiento hay

que destacar el trabajo de Joseba Apaolaza, Asier

Hormaza y Asier Sota, sobre todo en su capacidad

para cambiar de personaje sin apenas nada

transformándose por completo. Y para eso, son

también claves los movimientos casi coreográficos, la

escenografía tan imaginativa y la ambientación

musical.

DEPORTE ESCOLAR

 

El teatro señala las malas artes del fútbol

La obra 'Fuera de juego' recorre Gipuzkoa con la intención de hacer reflexionar sobre las conductas inadecuadas en partidos escolares

 

IMANOL TROYANO                                                                                                                                                                                                                                              

Saltan al escenario jugadores, técnicos y aficionados. Según transcurren los actos, la tensión aumenta entre los protagonistas. Estos no consiguen reprimir sus iras, dirigidas principalmente hacia la figura del árbitro. Fin del partido. Puede parecer ficción pero, nada más lejos de la realidad, es la situación que se vive en decenas de partidos de fútbol base cada fin de semana.

A cada altercado suelen seguirle rotundas condenas por parte de los clubes implicados. «Inadmisible» y «La violencia no tiene lugar en el mundo del fútbol» son algunas de las conclusiones repetidas con asiduidad en las horas posteriores a los incidentes. Algunas veces vienen acompañadas de campañas de concienciación y sensibilización, más o menos originales. En Bizkaia, la Diputación implantó en 2013 la tarjeta negra en el deporte escolar, para que el árbitro pudiera hacer uso de ella a la hora de reprobar comportamientos inaceptables. En la temporada pasada se mostró once veces.

¿La víctima? Casi siempre el que porta el silbato. Y, a su vez, los niños, los protagonistas del juego, que se convierten en testigos de sucesos que escapan a su comprensión. «Desde mi punto de vista la frustración del adulto es la que desata todo esto. El adulto convierte el juego en una competición a vida o muerte», apunta el actor donostiarra Anartz Zuazua, que quiso ir más allá para señalar estas actitudes.

En 2015 decidió montar una obra de teatro en la que «muestra esta realidad, pero sin entrar a juzgarla». Con esa premisa nació 'Fuera de juego', un espectáculo de la compañía 'Borobil teatroa' en el que Zuazua dirige a los actores Joseba Apaolaza, Asier Hormaza y Asier Sota. Estos tres intérpretes dan vida, en alrededor de una veintena de actos, a un sinfín de personajes «muy fáciles de identificar». Aunque son dos los verdaderos protagonistas de la historia.

«No sentenciamos a nadie»

La trama gira en torno a Martín y Manu, dos antiguos amigos que entrenan a equipos de fútbol escolar y coinciden en la final del campeonato. Uno de ellos es un ganador nato y el otro, un perdedor de manual. Sin embargo, en este partido sucederá un imprevisto que hará tambalear la hegemonía del que siempre gana. Esto provocará entre ambos un enfrentamiento que acabará, desgraciadamente, como muchos otros partidos.

Lo que pretenden es «lanzar la pelota al público» y que sean ellos quienes saquen sus conclusiones. «No sentenciamos a nadie», insiste Zuazua. Lo hacen, eso sí, en clave de humor. «Parodiamos las situaciones que se dan y al final te queda un poso agridulce, ya que piensas que te estás riendo de una cosa que no tiene nada de gracia. Sabemos que tratamos un tema delicado y no caemos en la moralina».

Precisamente esa es una de las grandes bazas con las que cuenta el espectáculo ya que, como relata el donostiarra, «la fundación del Athletic, después de asistir a la función, nos dijo que era la primera vez que veían algo que realmente trataba sobre un problema que vemos en el fútbol sin ser moralista ni infantil».

Otro de los éxitos de la obra es que «todos tenemos a nuestro alrededor a los personajes que aparecen en la obra». Sobre esto, Zuazua descubre que «en la feria de Huesca se nos acercó una programadora andaluza y nos dijo que le había encantado, sobre todo porque había visto reflejado a su cuñado». La obra lleva alrededor de 35 actuaciones, pero «visto el éxito de público y crítica, no es una función que se haya representado lo suficiente y creemos que es porque se trata de una obra sobre fútbol. A los programadores de teatro convencionales les echa para atrás», admite Zuazua. Él aboga que «en la cultura también se puede hablar de fútbol. Todo es teatralizable».

Se congratula, eso sí, de que gracias a la entrada de las fundaciones de la Real, del Eibar y del Athletic han recibido un «importante empujón». Con ellos preparan una campaña escolar de concienciación a partir de octubre. Zuazua se muestra ambicioso y tiene el deseo de involucrar también a clubes como el Real Madrid.

Antes, tienen previsto actuar en Hendaia el viernes 19 de mayo y en Hondarribia el 24 de julio. La temática que abordan está de rabiosa actualidad, vistos los últimos hechos ocurridos en Mallorca y en la propia Donostia, en el campo de Matigoxotegi. «La realidad supera la ficción. Pensamos que nos quedamos cortos», concluye Zuazua.

 


Ali Baba


Ábrete Sésamo

20 noviembre, 2014 de ocioparapeques Deja un comentario

 

Crítica escrita por Mercedes Gómez, colaboradora de Ocio para Peques

 

No exagero sí digo que es uno de los mejores espectáculos que

hemos visto esta temporada. Mis sobrinos y mi hija (entre 5 y 8 años)

quedaron fascinados con la adaptación que el grupo teatral Borobil ha

hecho del popular cuento.

La puesta en escena les metió de lleno en la historia desde el primer

momento y no despegaron los ojos del escenario hasta que el cayó el

telón. Aplaudieron sin cesar. “Qué cortita ha sido”, decían los niños

apenados. “Queremos más”.

Y es que el montaje es excepcional. Tres fabulosos actores dan vida a

más de la docena de personajes que aparecen en la representación sin

crear confusión entre los más pequeños. Tan pronto Alí Babá se

convierte en bandido como que se transforma en un comerciante.

Además, tienen la extraordinaria habilidad de trasladarles al gran

bazar de una ciudad de Persia, a un bosque o a la legendaria cueva de

los 40 ladrones con la única ayuda de unas sencillas alfombras como

decorado.

Cierto es que la puesta en escena está pensada para los más pequeños,

pero también hace disfrutar de unos deliciosos 55 minutos a los

adultos en los que podemos rememorar uno de los cuentos clásicos de

nuestra niñez. “Ábrete Sésamo”.